domingo, 9 de marzo de 2014


Siempre hay un lugar
dijo

no tengo ninguno
dije

detuvimos el automóvil
a metros de un acantilado

del otro lado
mirábamos las luces de la ciudad

¿te das cuenta?
todas esas lucecitas y nosotros acá en la oscuridad

quiso encender un cigarro
pero falló el encendedor

mejor así,
empecemos de nuevo

No hay comentarios: