sábado, 21 de julio de 2012


Estoy pensado una historia en la que el protagonista
 el día de su cumpleaños
recibe una carta anónima:
"Thomas Pynchon, ha muerto"

y no puedo avanzar más de diez o quince líneas
mientras tanto
paso muchas horas en silencio
fumo
preparo un gran viaje
salgo al balcón
y grito:
¡Hey Mundo, estoy aquí, éste es mi domicilio!
y nadie se da vuelta
salvo
un gato negro
que mientras se lame
me mira
de vez en cuando

No hay comentarios: