L os cables telefónicos caen a plomo sobre los escritorios del cuarto piso. Los carros azules de seis estantes van y vienen y lo úni...