sábado, 14 de mayo de 2011

Poesía Civil. Sergio Raimondi.

Sileno en la Estación de Ferrocarril

Acostado de lado, con un codo incómodo
apoyado en el cemento y la cabeza
tirada hacia atrás, duerme. Rodillas dobladas,
pies contra el culo, al aire la panza enorme,
boca abierta al cielo, chata nariz.
Esto es obra de dos o tres treta-brik.
Si fuera de mármol estaría expuesto
en un museo de Roma, Londres o París
como un ejemplo de arte helenístico.
Y no le molestarían las moscas.

No hay comentarios: