sábado, 5 de febrero de 2011

Coghlan


La vi cruzar por la esquina de Congreso
con sus ojos vivaces
con un amor escondido
la vi
ir para el Partido
con un discurso igualitario
con palabras de amor
era tarde
yo estaba sentado
en esa vereda
4 p.m
la estación de servicio
tenía un aura fantasmal
un automóvil
esperaba combustible
“gasoil”
y supe
que ese fantasma rondaba por el barrio
como si todo hubiera estado en el mismo lugar:
la cama a medio hacer
el olor a marihuana de los dedos
el olvido

2 comentarios:

susana dijo...

Hay madrugadas, y fantasmas trasnochados, quien era en realidad el fantasma?....quizás ella lo vió....o se vieron los dos...me gustó la descripción, el clima que sentí. Un abrazo!

Anónimo dijo...

La venus de las pieles?