miércoles, 29 de diciembre de 2010

te acostaste
en el diván
y detrás
la Voz
dice
que algo no esta bien

tu padre
se quedó sin palabras:
hay que inventarle otra
Lengua
para que sea otro
el soborno

afuera
se escuchan
portazos
y la calle Oro
tiene
una mágica
manera
de olvidarte

lejos
del Leteo
los automóviles
encienden sus luces
y la Palabra
quedó
suspendida
entre
dos acordes
inaudibles

¨¿lo dejamos acá?"

Alfredo...


"¿Cómo haré para tomarte de mis adentros guitarra?..."

lunes, 27 de diciembre de 2010

la conversación infinita

Un calzado
nuevo
te hace
mirarte
una y otra
vez en el espejo

los primeros pasos
condicionan
tu andar furtivo:
te cuidás
de ciertas pisadas
de ciertos ademanes
del metatarso
tieso

al poco
tiempo
todo
vuelve
a la normalidad

así
la mujer
que te espera
es una incógnita

pero
el cuerpo
vuelve
a circular
en el espejo

pero esta vez
tu rostro
tiene
palabras
que nunca
viste

hablemos de langostas

Dejé de esperar
a esos jinetes
que venían
(desde lejos)
a traerme
un hectolitro
de agua

mi sed
está
en el aquí y en el ahora
en esos rincones
donde
el polvo
suda
nostalgia

(la sed
es como un azulejo
empañado
frente a un hervor
de langostas)

el oasis
está en el silencio

no hay
relámpago
capaz
de nombrar
al trueno

¿o me equivoco, poema?
Ya se ha escrito demasiado
sobre la navidad:
la gente
se amontona en los negocios
gasta
arma paquetes
y hace llamadas telefónicas

la navidad
en el Sur
es una especie de reptil
perezoso

hay otras
navidades:
el tipo que duerme en una celda
la mujer que agoniza
el amante que desaparece

esas navidades
no tienen regalos
¿para qué?
ahí es donde
el reptil
nos traiciona
y la mesa adquiere
el matiz
de un arma:

Andrés: ¿te acordás cuando me dijiste que ibas a estudiar medicina?

(risas)

domingo, 26 de diciembre de 2010

white trash


una cama nueva
te permite
dormir un poco mejor

no hay huellas
y los cuerpos
se desplazan
con facilidad

entre bocanadas
el gesto
parece
confundirse
con el recuerdo

el calor
es testigo del hartazgo

algo
te dice
que los peces
están
afuera del agua

domingo, 19 de diciembre de 2010


El domingo
te permite
lavarte los dientes un rato más

mirarte en el espejo
y palpar la grasa
del abdomen
(despreocupado)

el dinero
te alcanza
para unos kilos
de rosbif

y quien durmió
junto a tu insomnio
se estira
en la cama
y por primera
vez
tenés ganas
de un abrazo

preferís
abrir
una botella
y decir
que los domingos
son como esos
basurales
donde
los automóviles
aceleran
ante la menor
sospecha

Estos hermosos caballos

Podríamos haber abierto
la ventana
y dejarmos
caer
sobre una vereda limpia

y ver
cómo
los vecinos
asoman sus potencias
y murmuran
mientras
la ambulancia
se agita
como un caballo
ensangrentado
para cubrir
el daño

así
el salto
sobre
el nombre propio
(la avaricia
de una palabra
equivocada
)
nos dejó
desnudos
el uno frente
al otro
lo Uno
detrás
de lo aparente

la ciudad permite
ciertas atrocidades

"¿por qué no te encierran?"

insectos

todos mirando al sol
menos nosotros

sábado, 18 de diciembre de 2010

lunes, 13 de diciembre de 2010

Uno se da cuenta que está más viejo
cuando
le molestan ciertas preguntas
ciertos horarios
o cuando el trabajo
es un mal chiste
y detrás
sonríe
la cortesía de la gran ciudad


uno se va poniendo viejo
y en el placard del domitorio
podría entrar nuestro ataúd


tenemos un cuchillo y un tenedor
y la cortina del baño está repleta de bacterias


el juego del amor nos parece hostil
eso de "querer" y que te "quieran"
eso de "extrañar" y que te "extrañen"


la metafísica
de la gran ciudad
se alimenta
de los tipos
que beben hasta las cuatro de la mañana
solos
en la oscuridad

lunes, 6 de diciembre de 2010

Texas

El recuerdo de Alejandra
se hunde
como un buzo
en un galón de gasolina

todo está muerto:
manos
pies
ojos

la muerte
no necesita testigos

es sólo ella
descomponiendo
el sentido
de la felicidad

Mea
sobre el tronco de un árbol
como si todo
flotara en una laguna
Y él
(lejos)
estuviera
observando a un hombre
mear y reír

un policía
cruza
y mira detenidamente
el miembro meador

él
sacude
(la laguna acerca al plano principal
al observador)
las gotas
estremecen
la garganta de los lobos

el policía
pide documentos
radio en mano
miembro
detrás
(¿por qué no buscás a los verdaderos asesinos?)

en las orillas de la laguna
(plano secundario)
huellas de aves extranjeras

no hay documentos
que justifiquen el mear
tampoco
las ausencias
piensan

corten

C ontadas veces los vi juntos. Tanto el uno como el otro conservaban una apariencia de hermanos. Había algo en sus cabezas... Siemp...