jueves, 18 de noviembre de 2010

Texas 1

No era tan difícil decir: "nena, empecemos de nuevo"
la casa estaba en venta
y todas las cosas que teníamos las habíamos
comprado con mucho esfuerzo

ella abrió la nevera
y me invitó
unas cervezas

¿hasta cúando vas a ser así?
¿así cómo?

escuché un "chick" metálico
la bebida corriá por el esófago

ella se levantó
y juro que le hubiera hecho el amor toda la tarde

cerró la puerta de calle

"no quiero verte cuando vuelva"

1 comentario:

Nalda dijo...

Una despedida etílica siempre es mejor.

Muak