miércoles, 27 de octubre de 2010

Una palabra lejos. Como si hubiera estado escondida años. Siglos. En una memoria muda. Una palabra que me obliga al análisis de la letra. La grafía de un mundo perdido. Un sonido ineludible. Un silencio alterado por el mutismo del rostro. Pienso en esa palabra como una sortija que me pertimite dar una vuelta más por la celda. Un regalo compartido. Sin destino. Sin destinatario. Sin un cuerpo hacedor de memoria. Palabra fuera del tiempo y a destiempo. Sensatez e interrogante. Palabra audaz inserta en el poema. Como si el poema fuera una caja musical y la palabra una torre oscura. La interrogo y me interroga. Hasta devolverme la figura de una mujer. Una mueca desierta. La posibilidad de una fuga.
Un pacto sin testigos.

No hay comentarios: