viernes, 27 de agosto de 2010

kitsch


Eso que se dice amor: ella recalca la palabra "kitsch". Hay una barra y un bar y ella habla de viajes y dinero. Y después de mucho tiempo algo te dice: "Hasta acá, Andrés".
Te importan un carajo las tetas y los culos y esos departamentos en la calle Arenales. Pero: "Tenés amigos millonarios". Hay tragos de más (¿alguna vez hubo tragos de más?).
La noche es otra de las grandes mierdas del capitalismo: pero de algo estás seguro: no hay vuelta atrás.
En Texas, hace tiempo, un amigo te dijo: "Yo me moriría en México". Entonces como si todo fuera parte de una película de clase "B", tu miembro invade la pantalla y los forasteros se pelean por unos pocos segundos de fama.
Y acá está el asunto: Ser el terror lejos del terror.
Corten.

No hay comentarios: