sábado, 10 de julio de 2010

Sein und Zeit


El protagonista se pasea desnudo por un departamento de veintidós metros cuadrados (lejos dos policías hablan de Heidegger como si estuvieran detrás de una pista inevitable: ¿Dos policías?), la ventana está cerrada y el protagonista siente un fuerte dolor en el pecho. Su ex mujer estuvo llamando varias veces en el día y él solo se limitó a escuchar los mensajes en el contestor: ¡Hijo de puta atendeme! El dolor es intenso y el protagonista va hacia el baño y se mira la lengua en el espejo. (Los policías dicen haber encontrado a Heidegger en la Plaza de Mayo, vestido con un traje gris oscuro y con un revólver en la mano izquierda. Al detenerlo el viejo filósofo dijo que había llegado a Buenos Aires con la intención de asesinar al protagonista. Los policías secuestraron el arma y la documentación. "Martín Heidegger" leyó en voz alta uno de los uniformados). El protagonista escuchó un ruido extraño: como si alguna estantería se hubiera caído. Sale del baño y se encuentra con un hombre sentado en el sillón del comedor. (Los policías le explican a Heidegger (éste habla y entiende correctamente el español) que será trasladado a la Jefatura Central y de ahí a la cárcel. El autor de Ser y tiempo hace un gesto con el hombros como si estuviera de acuerdo y vuelve a decir: "He venido de lejos a matar al protagonista").
El hombre de traje gris se levanta del sillón y se presenta: Mucho gusto, soy Heidegger.
El protagonista piensa que todo era una parodia y que el cansancio o el tedio le estaban generando un delirio. (Los policías cargan al filosófo en el patrullero y le preguntan quién es el "protagonista". "Todos", responde el misterioso pasajero).
Heidegger apunta al pecho y dispara hasta vaciar el cargador en el pecho del protagonista.
(Los policías reciben un radio de urgencia en donde una voz femenina les dice que los vecinos de la calle Plaza escucharon varios disparos de un arma de fuego).

Uy cerca de casa, le dice un policía al otro. Apuráte. Quiero llegar temprano.


1 comentario:

lula dijo...

COMANDADA