lunes, 5 de julio de 2010

Huyendo

Veo fotos del colegio. Estoy entre otros con abundante pelo, medias azules y unos mocasines negros. Los otros (ellos) compartieron más que esa foto y sé que hasta el día de hoy se siguen viendo. Unos están en Europa, otros son modelos, los demás: ejercen profesiones rentables. Yo no. No me queda nada de todo eso. Ni en pelo. Ni esos mocasines. Menos las medias azules (sin rombos). Vivo en un pequeño departamento, escribo fragmentariamente y de vez en cuando termino de leer un libro entero (sólo diez o veinte páginas como máximo). Entonces me digo que la nostalgia no existe pero que me sorprendí al verme en una foto actual: se me intuye cansado, incómodo, con los ojos puestos en una cacería. ¡Pump! ¡Dispárale a las bestias Andrés que llegamos tarde a casa!

No hay comentarios: