jueves, 29 de abril de 2010

El olvido es como esos ceniceros repletos de colillas:nadie se detiene a limpiarlos: todo es un basural:1982: la Guerra de Malvinas y esos apagones: mi padre en el escritorio: mi madre escuchando al negro Guerrero: la tabla de planchar extendida y la humedad de los pasillos del dormitorio principal: el primer apagón fue breve pero esa oscuridad manchó los dedos de un niño que por primera vez se tocaba el pito sin saber que la inocencia se pierde en el primer acierto: Malvinas: mi padre cerca del teléfono verde: esos viejos aparatos de "Entel": su cara redonda: la camisa impecable: los mocasines de "Guante": nada te recordará: tampoco el jardín con esos bichos bolitas: los patios interiores de esa casa inmensa: desde la ventana de tu cuarto (que daba a la calle Agüero):veías un pequeño kiosko: con una precaria bandeja de golosinas: donde brillaban las bananitas Dolca, los bocaditos Marroc: todo como un tesoro: como un barco pirata perdido en el océano.

1 comentario:

Nalda dijo...

Qué pena no poder ampliar la foto...

Un besito