lunes, 1 de marzo de 2010

Marlon (2)

La casa quedó vacía y todavía comulgan ciertos fantasmas inconformistas. El cadavér está en el suelo y nadie lo llora. El recuerdo me lleva a los seis años y a un viaje en el colectivo noventa y ocho por la avenida Mitre con la voz de esa mujer que decía algo así como: "mañana también lloverá".

No hay comentarios: