viernes, 12 de marzo de 2010

Hay un muelle abandonado. Piedras y el mar que golpea como un boxeador la costa. Llueve y la arena traduce el lenguaje de las gotas. Al final de la fotografía hay una máscara blanca. Y más allá el mar y más acá el viento.

3 comentarios:

Sally Hayes dijo...

Qué bueno.

Vania Vargas dijo...

Qué bella imagen. Saludos

Hen dijo...

amberes, estrella del mar & la ardilla roja