domingo, 28 de febrero de 2010

Yo sé lo que necesito

Me dijo que las flores estaban hermosas. Dobló por Plaza y se detuvo en el tercer semáforo de Congreso. En el auto pasaban un tema de Dylan. Ella miró por la ventanilla y por un segundo creyó que todo estaba en el mismo lugar: un pasado sentado junto al presente, un puñado de brasas en la parrilla, el camino de pinos, la casa de las ventanas verdes. El semáforo cambió y una bocina la devolvió al presente. Aceleró y antes de girar por Roque Pérez un latido en el pecho la hizo llorar.

No hay comentarios: