martes, 2 de febrero de 2010

Lugosi (4)

Una y otras vez entrarás en esa casa hasta que te des cuenta que es tu propio infierno y esos colores nuevos y esos estantes con libros importantes arderán frente a un espejo y detrás de todo sueño y de toda pesadilla estarán los huesos de un esqueleto irreconocible.
Pero nada te impedirá seguir leyendo esos poemas (que tiempo atrás) te hicieron palpitar el corazón.

No hay comentarios: