lunes, 8 de febrero de 2010

Goya


Es probable que mirar hacia atrás produzca una leve torsión en el cuello, un estiramiento moderado del esternocleidomastoideo y que exista una inercia que retrase (tal vez) otros falaces anagramas impresos en toda anatomía humana. Algo me dice que la rotación simbólica de los hechos me llevó a modificar ciertas conductas con respecto a mi relación obsesiva con algunos objetos o con mis constantes repeticiones.
En fin: determinados estrangulamientos son asfixiantes.

1 comentario:

Dominga dijo...

hay que devorar el pasado antes que Saturno devore a su hijo.