domingo, 4 de octubre de 2009

Pocas palabras
te llevan una taza de té
a la cama
cuando estás solo

Pocas palabras
te abrazan o te dicen
los horarios del tren

Entonces
la vida
que decíamos ver
es otra cosa

Sabemos poco del Misterio
(de ese roedor nocturno
que nos hace el amor en silencio
)
pero sin él
jamás hubiéramos visto
(cruzar la frontera)
a esos asesinos encapuchados

y los disparos fueron múltiples
y las persecuciones unánimes

no hubo ni un padre ni una madre
que reclamara
los restos

sólo esas palabras
y no otras…

4 comentarios:

Nalda dijo...

Duras palabras y precioso texto.

Un abrazo

Roberto Wagner dijo...

pocas son las palabras que nos definen y que al final llegan a reclamar lo que queda de nostros.

¡salve!

GUIZMO dijo...

Las palabras sólo exponen lo que los hechos pueden, o no, demostrar como real.

luciérnaga furiosa dijo...

lo estéril?
lo frío?
o lo lejano?

detrás de las palabras hay más palabras
¿existe una manera de salir de esa trampa?