lunes, 20 de julio de 2009


Escucho (detrás) a una mujer que dice ser la muerte y a otra que promete la eternidad. Yo sentado en la cisura de algo que será fatal. Alguien comenta que llegó el primer animal a la Rural. Y esas mujeres son decapitadas por la mafia mexicana. Entonces este yo absurdo toma una fotografía de los pies y de las manos. Otro que está cerca quiere hacerlo y esas mujeres abren las piernas. Puta madre me digo ¿por qué este registro?
Ramón se llama el primer animal. Un toro negro con ojos negros que no deja de gritar.
Claro: los policías gatillan sus calibres a destiempo.
Risas. Otro insulto y la mina que te hace los tacos te guiña el ojo. ¿Hay coincidencia? Ninguna. La muerte se pasea en automóvil como dijo Roberto en sus libros.
¡Bendita tu eres entre todas las mujeres!

2 comentarios:

Prado dijo...

Y siempre hay que hacer caso a Roberto...

Anónimo dijo...

Sentado en mi escritorio, levanto la vista, las miradas tristes se clavan en mi memoria, vuelvo al papel y pienso...Luego, en la ventana solo veo a la mujer, mi corazón sangra roto. La duda es protagonista... Que sigue luego? veo acercarse a la incertidumbre y el dolor, hecha raices.

Feliz Día Hermano