lunes, 27 de julio de 2009


La foto la creó el fotógrafo Joel-Peter Witkin. Artista nacido en Nueva York. Witkin se dedica a retratar ciertos matices de la realidad. La muerte, la descomposición, los cuerpos abandonados en la morgue, los enanos, los decapitados, las deformaciones genéticas, son temas recurrentes en la paleta de Witkin. Digo “paleta” porque una vez que el artista encontró su musa (ese cuerpo de nadie, esas suturas en el pecho después de una autopsia) crea en escenario especial: una silla, sábanas, aves, perros, máscaras, son algunos de los elementos que habitan el interior del futuro retrato. Luego su ojo y el click.
Witkin juega mucho con el revelado de sus obras. Raya las fotos, las pule, las trabaja desde el afuera. Así la mutación es total. La muerte está viva. La podredumbre es un latido. Todo vuelve al mundo transformado.
La pregunta queda en otro lugar. ¿Qué es lo que vemos? ¿Quién fue ese hombre que ahora (y para siempre) está sentado sobre algo, decapitado, con calcetines, con los brazos apoyados sobre sus piernas, con una mano manchada con su propia sangre (que da la impresión de que él mismo se dio muerte)? No es válida la pregunta por el ser. Acá hay otra cosa. Hay un paso previo. Un camino de ida y vuelta entre lo que es y no es. Entre la belleza y el horror. La acción es contundente: entramos en el anonimato del terror. Gritamos. Nos tapamos los ojos. Admiramos al artista. Lo odiamos. La repulsión es el motor de la obra.
Así llegamos a un estado de alerta. A un hematoma.
No hay un rostro: hay una falta. Un no-lugar. Un siseo sin gestos.

5 comentarios:

Espérame en Siberia dijo...

Es esa "falta" de la que nos hablas, la que me hizo no quitarle los ojos de encima a esta foto.
Es bárbara.

Un beso.

Prado dijo...

es el golpe de belleza en la miseria, vista por G. Benn en sus poemas de la Morgue, finos y aconsejables, tanto como las fotografías, no tan escatológicas como esta, pero sí igual de demencialmente reales, de James Natchwey. te dejo un link de JN
http://petegonzales.files.wordpress.com/2009/05/james-nachtwey-4.jpg

los perros románticos dijo...

Totalmente de acuerdo Sr Prado, G. Benn, un médico, un hacedor de fantasmas. Gracias por el dato. Siempre un gusto tenerlo cerca.

MAGO dijo...

Muy buen texto, saludos

maalexandra dijo...

la belleza... ¿que acaso no es simplemente un error de perspectiva?

la miseria del hombre, la belleza del hombre*

gracias por pasarte, espero nos sigamos leyendo ;)


besosdulces*