martes, 21 de julio de 2009

Es un horror escribir. Lo que implica. Esa permanencia inagotable en el vacío. No creo en los escritores felices. Esos que escriben una novela y venden seis millones de copias. En esas casas con bibliotecas de cedro. En sus esposas sonrientes. En el desayuno en la cama. Creo en el tipo que no puede hacer otra cosa más que reventarse contra su máquina de escribir, en el tipo que siempre llega tarde, en sus ojeras, en sus dos botellas diarias, en su gramo escondido en el bolsillo. Creo en esos tipos que salen de la nada y golpean, que cogen como animales, que lloran, que esperan eternamente a una mujer.
Creo en las novelas de cien páginas, en los laburos de mierda, en los viajes.
En eso creo aunque no mucho.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

No existen las coincidencias, pero yo tengo ganas de llorar.

Espérame en Siberia dijo...

Tendríamos que sentarnos a definir lo que es creer.

los perros románticos dijo...

Definir lo que es creer es "creer" que existe una definición. Prefiero el susurro de las palabras que se distraen en el sentir del hombre.
Aunque no mucho...
Gracias siempre por tu lectura.

ZuGab dijo...

Yo si creo en los escritores felices, pero me gustan más los otros que describes.

Anónimo dijo...

El aroma del café humeante, ¿no ayuda acaso, sutilmente, a ahuyentar el horror? D.

los perros románticos dijo...

Madre (D) sabes que te adoro y que tal vez no estoy pasando mi mejor momento pero tenerte cerca me hace feliz.

Belén dijo...

Yo, como no soy escritora, solo una yonqui de las palabras, soy muy feliz bailando con ellas :)

Besicos

Prado dijo...

es un manifiesto.

Pancake dijo...

Y yo le creo a usted.
:)

Duff Man dijo...

Me recordaste algunos pasajes de Javier Payeras. Eso, y a Joy Division. Saludazos, genial blog.

Djuna dijo...

Benno Von Archimboldi se quedaría en silencio, despues de tocar con la punta de los dedos el borde y el abismo de las palabras, despues todo pasaría a la historia, como las tazas de café.

jacobo köller dijo...

buscaba leer algo así. que alguien más lo dijera, estar más cerca de un abismo desde donde se ríen de nuestros chistes malos.

maalexandra dijo...

Yo creo.

Natalia Zubeldia dijo...

Yo creo que lo mejor lo escribimos cuando estamos amando locamente, muriendo lentamente...esperando eternamente.

Anónimo dijo...

creo en lo mismo que tú, aunque muchos no lloran... hijos de puta.