jueves, 30 de julio de 2009

Entonces el tipo dijo algo y el otro tipo sacó del portafolio el paquete. La habitación era húmeda y no había televisión. En el baño ella se enjuagaba la cara. El tipo vestía unos blue jeans y una camisa sin marca. El otro tipo tenía unas bermudas negras y una musculosa impresentable. Ella lo hizo con ambos. Así le pagaron con moneda extranjera y con un puñado de hierba.
El tipo preguntó por el secuestro. El otro tipo le dio un plano de la casa y le dijo que su mujer llegaba a las once. Ella los saludó y cerró la puerta.
El hotel no estaba en Miami o en Mallorca. Ellos tampoco eran centroamericanos.
El tipo cargaba una cuarenta y cinco ACP Chicago Chopper y estaba descalzo. El otro tipo encendió un cigarro. El paquete era el pago. El diezmo que justificaba el malabar. El tipo miró la hora. Había tiempo.
Sonó el teléfono. El otro tipo con el cigarro en los labios, atendió. Hubo un silencio y ciertos movimientos faciales que simulaban un diálogo. El tipo se inquietó.
El otro tipo seguía hablando. El tipo se acercó a la mesa y estudió el plano. Había una fotografía de esa mujer y de un niño. El tipo cortó abruptamente y le pidió la foto. El tipo la tenía en la mano. Algo salió mal. El tipo sacó la cuarenta y cinco y se la puso al otro en la sien. La foto se cayó en la alfombra. El otro tipo se arrodilló llorando. El tipo le dijo:¡mamála!. El tipo temblando apoyó la boca en la bragueta.
Volvió al sonar el teléfono. El tipo disparó tres o cuatro veces. Un ruido sordo. Sangre. Restos del cráneo en el blue jean. La cabeza despedazada por el impacto.
El tipo caminó hasta el teléfono. Levantó el tubo: "¿papá?"

4 comentarios:

Prado dijo...

ciertos movimientos faciales.

me quedo con eso.

medianoche dijo...

Bueno... recién entro a tu aposento y zas, me encuentro con mucha sangre evaporándose luego del impacto.

Saludos

Eme dijo...

- papà llamaste en el momento justo.

besosdulces*

saturnino dijo...

Gracias, madrecita (la tuya y la mia).