miércoles, 24 de junio de 2009

Sé Otro. Un cómplice. El tipo que espera los trenes de carga y se monta entre los vagones. Siempre con un bolso y dos libros. Una pipa. Tabaco. Y la foto de esa mujer de allá. No hay atrás. Los rieles crujen y hace frío. En la estación hay perros y ciertas miradas de rencor. Hacia allá está el abismo. Esa sensación de lo anónimo. Esa renuncia conciente del yo.
El Otro siempre viaja hacia el Tú.

No hay comentarios:

C ontadas veces los vi juntos. Tanto el uno como el otro conservaban una apariencia de hermanos. Había algo en sus cabezas... Siemp...