domingo, 28 de junio de 2009

Y las balas llegaron tarde



La cadena entrelaza el vientre. El animal está tieso. Gime. Escucha el zumbido de una abeja. La lengua casi toda negra. El tipo saliva. Le hunde el cuchillo en la panza. Las tripas estallan todas. El animal patea. Hay moscas. Verdes. Mates. El asunto es la sangre y la tierra. Todavía late el corazón de ambos. Otro ir y venir filoso. El cuero se mancha. El animal se desploma. Hay risas. El tipo arrima un balde.


II

El tipo la tiene grande. Ella de espaldas se arquea. Detrás, una ventana con cortinas viejas. La casa es baja. El tipo le escupe la nuca. ¡Puta!. Ella soporta el agravio. Como siempre. Como le enseñaron los golpes. Así el tipo lo hace como una bestia. Afuera hay una galería. Una bomba de agua inglesa. Alambres que unen la intimidad con el hartazgo. Ropa. Broches. Ella se incorpora. Él enciende un cigarro.


III

Al tipo le gusta beber. Incomodar al otro.
Al tipo le gustan los riñoncitos con mucho limón. Remarca: “con mucho limón”. Adora los perros, las armas plateadas y los ocasionales encuentros con sus amigos.

2 comentarios:

Espérame en Siberia dijo...

Qué tipejo. Sobre todo por eso del limón :P

Muá.

iría dijo...

Al tipo le gusta el limón. Su astringencia es lo que le gusta. Haber encontrado la palabra astringencia también.Tanto como el putito aburrimiento de siempre le gusta astringencia.

P.D. a: sólo escribo mensajes-comentario calzado con nikes de importación preferencial.

P.D. b: y con los perros más que a la vista.