domingo, 12 de abril de 2009

Entonces la cosa empieza tarde. Pasillos acústicos. Paredes grises. Nadie conoce al que viene. Tampoco al que se va. En ese ir y venir el cuerpo es interrogado. Los años pasaron por las mandíbulas y hoy por ayer el cuadro es lo imaginario. No sé si tarde es una palabra para definir un estado de espera que no reposa en un hecho físico. Es otro modo de nombrar la errancia.
Es que a las tres de la mañana el gusano no es una mariposa y algunas voces ahuecan el asalto y hay estatutos que no se pueden nombrar.

2 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

solo paso a desearte una felices pascuas!!!!
Beso enorme
AM