domingo, 22 de marzo de 2009

Sucede que la noche es imbecíl y las tumbas de las botellas están selladas. Las cucarachas encienden el televisor y cruzan las antenas antes del bombardeo a ese Vietman compartido en un cuarto de tres. El cuerpo es un cable extenso en el que colgamos las zapatillas que no usamos. Noche sin ojos. Las tuberías del edifico están hechas de heces y pequeños naufragios de amor. Sino para qué las nueve pintas de cerveza, el cenicero de veinte cigarrillos y la bombacha de tu mujer en el baño.


Noche imbécil.

2 comentarios:

gaston dijo...

excelente lo del cuerpo es un cable extenso...

los perros románticos dijo...

sí más que extenso es un cable circular. Lo pienso en función de las cosas que se repiten en él y entorno a él ejemplo: el modo de gozar.
gracias.

saludos.