martes, 10 de marzo de 2009

El tipo se baja de una camioneta cuatro por cuatro. Se acomoda la cosa y la bermuda de blue jean. Camina con pasos de forastero. Bosteza. Lleva en la mano una caja de cartón. Cuadrada con un logotipo manchado de aceite. Se acerca. Conserva la postura del viejo oeste (ojos distantes, cartuchera azul, revólver invisible). Hay otro tipo sentado. Tirado entre papeles y trapos. No hay sol. Es tarde. En la caja hay una pizza o algo así. Hay aves. Monedas que nadie ve. Silencios. La amargura es cómplice. El vaquero dice algo. El tipo tirado agradece. El acto no conserva las formas. Puede decirse que el mendigo acepta la limosna. Dios no se lava los pies. El tipo se vuelve a acomodar la cosa. Esta vez es otra. Un insecto perpendicular a las voces. La cámara se mueve en círculos. El tipo tiene una familia. Hijos en colegios privados. Lentes oscuros. Carteras lustradas con barniz. Las letras tienen hambre. La escena es plagiada por la indiferencia. La ciudad es voraz. No hay cortes ni propagandas de bebidas dietéticas.
El mendigo mastica. La barba es blanca. La gente atraviesa el portal. Se enciende una luz. Nadie se enjuaga los dientes.

Detrás un perro lamiendo el resto.

6 comentarios:

lula dijo...

... es de noche cuando encuentro un cuerpo, de día soy uno menos: un no se afeitó
un llegó tarde...

lula dijo...

... es de noche cuando encuentro un cuerpo, de día soy uno menos: un no se afeitó
un llegó tarde...

lula dijo...

... es de noche cuando encuentro un cuerpo, de día soy uno menos: un no se afeitó
un llegó tarde...

Anónimo dijo...

Me quedo claro :D

Anónimo dijo...

Me quedo claro :D

lula dijo...

jajaj a mi tambien