viernes, 23 de enero de 2009

Después todo será un recuerdo y te irás libre de cargos. Los asesinos fumarán debajo de los puentes y vos lo harás como siempre. Alguien te espiará detrás de las cortinas y tu regreso jamás sucederá. Viajarás y te enamorarás y entre idas y vueltas los jueces y los caprichos serán frases sueltas de un impostor. Te atormentarán las noches sin estrellas y las balaceras de tus vecinos latinoamericanos. Aún así habrá un tormento indecible y toda palabra y todo silencio no te librarán del Leviatán. Mejor así. Y cuando te pregunten sí amaste o sí mataste, cuando te interroguen los murciélagos, sólo dirás sí o no. Lo demás se lo dejarás al gran Otro.
Y todo será una carcajada.

No hay comentarios: