viernes, 15 de agosto de 2008

Viajar. Perder países. Escuchar una voz. Tu voz en otra parte. Hacer el amor. Sin saber nada más. Escribir. Mirar un árbol. Errar por caminos de tierra. Mirar el pasado sin rencor. Imaginarte abrazada a él. Sin mí. O en mí otra cosa. Viajar para encontrar más tedio. Acariciar un perro. Recitar "Lisa". Verte. Beberte.

Sólo eso.

¿Te acordás del granizo, de nuestras corridas por la galería, de esa cama detrás del ventanal?

No hay comentarios: