viernes, 15 de agosto de 2008

Viajar. Perder países. Escuchar una voz. Tu voz en otra parte. Hacer el amor. Sin saber nada más. Escribir. Mirar un árbol. Errar por caminos de tierra. Mirar el pasado sin rencor. Imaginarte abrazada a él. Sin mí. O en mí otra cosa. Viajar para encontrar más tedio. Acariciar un perro. Recitar "Lisa". Verte. Beberte.

Sólo eso.

¿Te acordás del granizo, de nuestras corridas por la galería, de esa cama detrás del ventanal?

lunes, 11 de agosto de 2008

Será de otro modo. La lluvia. El aullido. Y ese perro tuerto que lame las heridas. Atrás están los caminos, los galpones y esas arterias de acero que tensan la mirada. Hoy no es hoy. Es otro día.
Bebo en la madrugada y todo parece estar en su lugar.
Las botellas ordenadas entre mis ojos. Tu cuerpo presente en todo demás. Esos o aquellos artificios que nunca entenderemos.
Escucho una risa. Un lobo cruza la calle.

¡Salud!

C ontadas veces los vi juntos. Tanto el uno como el otro conservaban una apariencia de hermanos. Había algo en sus cabezas... Siemp...