viernes, 4 de abril de 2008

he borrado todos los textos para darte libertad. no espero nada más. lo hemos dado todo. quiero que sepas que todas mis palabras y mi sangre te las he dedicado, tambien mis errores.
hasta siempre tierra de nueces.


el perro romántico.


pd: volveré a escribir cuando esté más cerca.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Andrés, llegué acá no tanto por casualidad. Solía entrar de vez en cuando el año pasadohasta que perdi tu dirección pero luego que te volvi a encontrar entraba seguido. No sé el porque de la desaparición de tus textos , pero solo quería decir que una lastima.
Mis coordiales saludos.

Anónimo dijo...

Y tambien lamento no leer mas los textos de Laura Boiero.
ahora si me despido.

dominga dijo...

concuerdo con el primer comentario.
Es una lástima.
Aunque ahora me encuetre atrapadísima, te mando un arsenal de besos.

Anónimo dijo...

Para siempre en lo profundo,adentro, en lo más hondo, desde donde brota el océano de lágrimas que están corriendo por mi cara.
Tan profundo, tan hondo y tan adentro, una y mil veces más, por siempre.
Tan tuyo, tan mío.

Anónimo dijo...

En aquel tiempo yo tenía 20 años
y estaba loco.
Había perdido un país
pero había ganado un sueño.
Y si tenía ese sueño
lo demás no importaba.
Ni trabajar, ni rezar,
ni estudiar en la madrugada
junto a los perros románticos.
Y el sueño vivía en el vacío de mi espíritu.
Una habitación de madera,
en penumbras,
en uno de los pulmones del trópico.
Y a veces me volvía dentro de mí
y visitaba el sueño: estatua eternizada
en pensamientos líquidos,
un gusano blanco retorciéndose
en el amor.
Un sueño desbocado.
Un sueño dentro de otro sueño.
Y la pesadilla me decía: crecerás.
Dejarás atrás las imágenes del dolor y del laberinto
y olvidarás.
Pero en aquel tiempo crecer hubiera sido un crimen.
Estoy aquí, dije, con los perros románticos
y aquí me voy a quedar.

Anónimo dijo...

La libertad no se ofrece, se consigue. Siempre se espera un poco más. Siempre queda algo para dar. La tierra fértil da sus frutos a su debido tiempo.
El lobo es animal frente a su especie, frente a sus crías, pero en la intimidad aúlla en silencio, se desgarra y es capaz de convertirse en la más débil y mansa de las criaturas.
Ay de aquel, mi más sincero y leal vendedor de ilusiones, que por más que lo intente no logrará borrar ni una de las líneas que grabó en mí, como así tamboco podrá beberse ni una de las gotas de sangre que derramó sobre mi existencia.

Anónimo dijo...

ok, quedamos así

Anónimo dijo...

no entiendo porque no escribis mas...Estas bien?