miércoles, 19 de septiembre de 2007

estas cosas suceden los martes

ya no te recuerda. sus ojos están sueltos en el mundo. ya no te dedica el esmalte de las uñas. ella comparte sus gemidos con otro. cómo se llama. qué le da mayor placer.
todo está del otro lado. los encuentros. la bebida. la puñalada final. los girasoles inundados de voces. la bofetada de dios.
ese lado. ese entorno mágico de ojos y destinos te pertenece. son tuyos los paseos con los perros ciegos, el llanto de una mirada frágil, la palabra que no supiste entender.
en la puerta del abismo las ranas juegan a las damas.

sólo los martes suceden estas cosas.

1 comentario:

dominga dijo...

La perdida es como la leche agria.
Saludos